Uñas cóncavas ó incarnadas (Mal llamadas Uñas encarnadas)

Las uñas cóncavas son un problema doloroso en el paciente, ya que el borde de la uña penetra la piel del dedo produciendo distintos tipos de problema y molestias: dolor, inflamación, enrojecimiento. Es parte de los problemas comunes de las mal llamadas UÑAS ENCARNADAS cuyo nombre adecuado sería uñas incarnadas.


¿Porqué se encarna una uña?

La causa más frecuente es un mal corte de uñas. Generalmente, cuando una persona siente que la uña está muy larga y comienza a sentir dolor, intenta cortar las esquina de la misma, sin lograr corta la parte ya incrustada en el dedo, realizando un corte superficial y alargando el problema. Adicional, puede pasar que el grosor de la uña sea demasiado, complicando más el corte.

Otras causas menos comunes de las uñas encarnadas, pueden ser:

  • Traumatismos (o golpes directos)
  • Malformaciones congénitas de las uñas
  • Uso constante de calzado inadecuado
  • Distintas patologías como la artrosis o la diabetes.

¿Cómo curar una uña encarnada?

El tratamiento consiste en realizar la Extracción de espícula (que es el fragmento de uña clavado en el dedo) y permitir su sana reestructuración. Lo más adecuado es que lo realice un profesional en podología, ya que se puede realizar de dos formas, pero siempre requerirá  el conocimiento del podólogo:

  1. La primera es el tratamiento general, donde se realiza un corte liso (con bisturí) sobre la uña incarnada, para proceder a aplicar técnicas de reeducación ungueal, procurando que la uña comience a crecer de forma adecuada.
  2. La segunda es un tratamiento quirúrgico de forma ambulatoria, siempre y cuando exista la presencia de un granuloma, existen diversas técnicas, pero son proceso médicos cuyo resultado sería una uña con el borde operado para que deje de crecer la parte que tiende a encarnarse.

¿Cómo evitar uñas encarnadas?

Para evitar futuros problemas de uñas encarnadas se recomienda:

  1. Acudir al podólogo por lo menos dos veces al año.
  2. Utilizar calzado adecuado que no genere presión en los dedos.
  3. Cortar correctamente las uñas con el utensilio adecuado.

 

Nota adicional: Las dos fotos de este artículo son un caso real de uno de nuestros pacientes, cuyo tratamiento consistió en retirar la parte de uña encarnada con un proceso podológico profesional.

En PIESKOOL podemos ayudarte en los distintos problemas patológicos de los pies. Consulta y reserva con nosotros.